Blog

project-1287781_1920

Ser emprendedor y sufrir con tu proyecto

home-2-150x150 Ser emprendedor y sufrir con tu proyecto

Ayer, estaba leyendo a mis seguidores y a personas que sigo en beBee, ser emprendedor y sufrir con tu proyecto. Esas fueron las palabras que se me vinieron a la mente, cuando leí el artículo de uno de los profesionales de social Media y marketing digital que sigo. Él se llama Claudio, yo he aprendido de él muchísimas cosas que he aplicado en mi blog. En la estructura de mi página web y en los cambios que poco a poco muchos de ustedes  ven aquí.

El artículo de Claudio se llama:  ¡Déjate de vaguear y búscate un trabajo!

Yo, leo muchas de sus publicaciones, me gusta su estilo y todo lo que tiene para enseñarnos, por algo, él es llamado a dar masters de social media y marketing. Pero, lo de ayer, fue un artículo devastador para mí, yo lo leí tres veces. La primera vez se me empezó a hacer un nudo en la garganta, y si, terminé llorando. La segunda vez, lloré más y no porque yo sea sensiblera, fue sencillamente las verdades que él escribió sobre lo duro de ser emprendedor y sufrir con tu proyecto. La tercera vez, lloraba de alivio por saber que no era yo la única con ese sentimiento y esos problemas con la gente que más quiero.

Yo me sentí identificada completamente con él, porque habló de lo más importante, familiares y amigos. Las personas que queremos y que por desconocimiento nos quitan su apoyo moral,  ese que más necesitamos. A esos, que nos ven frente al ordenador y piensan que estamos perdiendo el tiempo. Cuando realmente estamos tratando con todas nuestras fuerzas de salir adelante, sacar nuestro proyecto a flote.

Ser emprendedor no es fácil, sufrir solo con el proyecto es más duro aún. Sin embargo, doy fe, y digo,  lo que realmente nos duele son las miradas llenas de : “Ahí está otra vez, vagueando”.

Ser emprendedor y sufrir con tu proyecto

Yo estoy sola  justo ahora, mi única certeza es ver crecer mi proyecto con lo que he podido trabajar en él y con lo que ciertas circunstancias me permiten. En el país, donde estoy ahora por motivos personales hay situaciones y condiciones que no permiten sacar a la luz todo el trabajo que he venido haciendo. Eso ya es un tema de permisos que son necesarios para poder funcionar aquí y en todos los países de habla hispana. De esto ustedes también tendrán noticias cuando sea pertinente.

Muchas de la personas que nos ven y nos recriminan con sus comentarios lo que hacemos. No entienden que nos apasiona y que buscamos la forma de ayudar a otros a lograr sus sueños. Con esos objetivos diarios, con las metas alcanzadas poco a poco y la satisfacción que da cuando la gente te escribe para darte las gracias. Mi trabajo es ayudar todo lo pueda a otras personas a alcanzar sus metas y a lograr lo que quieren. Todo mi esfuerzo va en una sola vía, y es que las personas que quieren llegar a su cometido puedan alcanzarlo.

Esta es una de las frases escritas por Claudio que más me llegó al corazón:

Conseguir ser constantes y que nuestra profesión sea aceptada y entendida por nuestro entorno (familia, amigos, pareja, etc)

Porque la profesión universitaria, la del título entregado por una Universidad de tu país de residencia. Ése, es el que te celebran y el que les hace decirle a sus conocidos esa es mi hermana, prima, amiga, hija, etc. Sin embargo, cuando te lanzas al vacío  de ser emprendedor te ven como si fueras un alma poseída. Probablemente a escondidas llamaron al cura del pueblo para hacerte un exorcismo.

Te preguntan ¿quién te lavo el cerebro? ¿cómo vas a perder la oportunidad de un puesto y un sueldo fijo? O las preciosas palabras que me dedicaron cuando dije no trabajo más con la empresa XX. Y fueron, “ser emprendedor es de niños ricos y tú lo único que tienes son ilusiones”. Menos mal, que ésta gente es la misma que dicen que me quieren y me darán su apoyo incondicional siempre. Porque si no fuera así, madre mía.

¿Sabes qué fue lo que me hizo llorar más del artículo de ayer? Saber que la descripción de las caras de tu entorno, es tan cierta. Te miran y yo siento que esas miradas son de lástima. De “pobrecita, ella no entiende que eso no sirve para nada”. El dolor que te causa alegrarte por cosas como el nombramiento de beBee, como EMBAJADORA. Y, luego te pregunten: “¿Y te pagan por eso o es otra cosa de esas que haces gratis?”

Mi proyecto es mucho más grande e importante que tu ignorancia

Así es, mi proyecto y por lo cual decidí ser un emprendedor es mucho más grande e importante. La ignorancia de mi entorno, es suya y no mía, yo solo conozco la forma de seguir.  Soy yo quién mantiene unos objetivos establecidos y una meta en el foco de mi mente. El proyecto es mío, solo la providencia sabe a cuántos les invite a participar del mismo y no lo hicieron. Por otro lado, gente totalmente desconocida y con la que he conectado vía web son futuros socios de negocios.

Ésa es la dura verdad de emprender, los tuyos no te creen, quien no te conoce te apoya. El proyecto puede avanzar a paso de tortuga o muy rápido cuando todo está alineado. Puedes fracasar y obvio, que te vas a volver a levantar, con o sin ayuda porque ya tienes la experiencia de cómo es. Un mentor me dijo, “no te preocupes, tu entorno más preciado solo te seguirá cuando vean los frutos. Allí, justo en ese momento, no faltarán las alabanzas y los famosos: yo sabía que tu eras buena en eso.”

En fin, amigo emprendedor, por ahora lo que nos queda es seguir trabajando concienzudamente. Echando un camión de horas y desvelos a nuestro proyecto, pues un día estaremos en la cumbre. En lo más alto de nuestro sueño cumplido y hecho realidad. Ser emprendedor y sufrir con tu proyecto, no es un hecho aislado, todos lo padecemos.

project-1287781_1920

Cómo lograr tu crecimiento personal

pretty-girl-in-wildflowers-811746_1920-200x300 Cómo lograr tu crecimiento personal

Alguna vez te has preguntado, cómo lograr tu crecimiento personal. Cuando estamos buscando en nosotros lo que debemos cambiar. Uno de los temas es el crecimiento personal, pero, cómo lograrlo. ¿Qué debemos hacer?

Lo más importante es saber que, cuando tu haces cambios para mejorar tu mundo, estás en una perfecta posición para cambiar el mundo de los que te rodean.

Normalmente, encontramos fuentes de inspiración para comenzar los cambios en nuestra vida. En autores, conferencistas o personas que nos muestran a través de su experiencia personal. Los cambios trascendentales que hicieron en busca del crecimiento personal.

Cuando yo decido cambiar, lo hago por mí y por la importancia que va tener en mi vida. El famoso Zig Ziglar, hacía a las personas que iban a pedirle ayuda, 8 preguntas.

Estas 8 preguntas le darían las respuestas a estas personas, que estaban en la búsqueda del inicio de ese cambio. Y mejor aún, le daban la semilla necesaria para comenzar a sembrar el verdadero liderazgo.

Lo importante es, sentarse en medio de la calma, respirar profundo y hacer el compromiso contigo mismo de responder sinceramente.

Las 8 preguntas claves de Zig Ziglar:

El desarrollo personal es necesario para reafirmarnos a nosotros mismos. También, nos ayuda a crecer internamente y a comprender qué podemos lograr. Por esta razón a Ziglar, le gustaba hacer estas preguntas para comprobar en qué punto estaba la persona. Y descubrir, hacia donde quería y estaba a dispuesto a ir.

1 Piénsalo muy bien y con detalle ¿Actualmente eres feliz?

Es necesario trabajar y pensar en esto detenidamente. Tu vida actual te hace feliz o consideras la opción de que eres tú quien debe hacerse feliz. Aunque parezca un poco fuera de lo común, ser feliz no es el camino al éxito. No suele llegar con la persona amada o con un ascenso en tu trabajo.

La felicidad viene de ti, de lo que amas hacer y ver cada día. La felicidad viene de aquello que disfrutas mirar y admirar. Lo que sientes como positivo para ti, puede ser, disfrutar de la música, leer un buen libro, aprender una receta nueva de cocina, aprender una nueva actividad, etc.

A mí me gusta viajar, leer y hacer otras actividades que me entretienen como escribir. Puedo pasar el día escribiendo o leyendo, así me siento feliz. También la compañía de amigos y familiares que disfrutas, tener la oportunidad de volver a verles. Pero sobre todo, mirarte al espejo cada mañana y sentir la felicidad de estar vivo.

Ser feliz viene de dentro de ti, viene de estar bien contigo y tu entorno, de tu actitud mental positiva. Pero sobre todo, de la forma cómo disfrutes esos momentos positivos, solo o acompañado. Da igual cómo, lo importante es que lo sientas parte de ti, desde adentro hacia afuera. No necesitas de una persona, de una sustancia, de dinero, ni de cosas materiales para hacerte feliz. La felicidad está en tu corazón. (frase de mi niña de tres años)

2 ¿Tienes buena salud?

La vida pasa tan rápido que ni siquiera nos detenemos a ver, y a dar gracias por estar sanos. No vemos lo maravilloso de estar completos, tener un cuerpo que nos permite movernos y hacer diferentes actividades.

Pensamos en todo lo malo o lo que debemos tener para que nuestra vida sea como lo idealizamos. Y, no nos paramos a pensar en lo afortunado que somos estando en salud. Si tuviéramos la delicadeza de pensar al menos 5 minutos, en aquellos que están pasando momentos desagradables a causa de una enfermedad.

O, esas otras personas, que están rogando un milagro para que alguien a quien aman pueda recuperar su salud. Llegamos a pensar que todo es eterno y todo lo merecemos. Si tienes buena salud y tus seres queridos gozan de ella, deberías sentirte afortunado y salir hoy a celebrar la vida.

3 ¿Eres una persona razonablemente próspera?

En esta pregunta, es preciso que reflexiones sobre tu vida profesional actual. Si tienes un trabajo acorde a tu profesión y amas lo que haces, debes sentirte dichoso. Pocas personas logran trabajar en aquello que les gusta, por diferentes razones y paradigmas en sus vidas.

En cambio, si solo tienes un trabajo, y, éste te permite pagar tu necesidades y las de tu familia. Esto es un motivo de regocijo, después del quiebre económico vivido hace unos años y del cual el mundo se recupera lentamente, mucha gente ni siquiera tiene la posibilidad de trabajar.

Si además, de tener trabajo, tienes algunos ahorros, puedes permitirte unas pequeñas vacaciones con tu familia y comer diariamente. Debes pensar en valorar más esas pequeñas cosas que te permiten poder hacerlo. Eso es prosperidad y la tienes presente en tu vida.

4 ¿Tienes seguridad?

Si te sientes seguro de ti mismo y de tu forma de hablar y comportarte delante de otras personas. Esto te abrirá las puertas en tu vida profesional y personal. En algún momento, pudiste pasar por una situación difícil o diferente, y la seguridad en ti te ayudó a salir adelante.

La seguridad es empoderarte día tras día, es desarrollar la confianza en ti mismo y dar equilibrio a tu ser interior. Todo esto hace parte de tu autoestima y auto-confianza.

5 ¿Tienes amigos?

Si estás entre las personas que al menos tiene un amigo, una persona que ha estado contigo en situaciones muy difíciles, difíciles, buenas y excelentes. Considérate bendecido por el amigo que tienes a tu lado.

Has fomentado excelentes relaciones personales con tus amigos, eres una persona dichosa. Las amistades pueden enaltecerte y elevarte en los momentos no tan buenos. Contar con tus amigos es un beneficio que hace tu vida más favorecedora.

6 ¿Tienes paz mental?

Cómo lograr tu crecimiento personal con paz mental, te estarás preguntando ahora. Pero, si eres de las pocas personas que existen en el mundo, que aún pueden acostarse por la noche y dormir tanto como quieran. Debes considerarte entre las personas afortunadas.

Bien sea, por deudas, una vida diferente o llena de problemas, mucha gente no llega a tener paz mental y por tanto, no pueden lograr su desarrollo personal.

7 ¿Tienes buenas relaciones familiares?

Las relaciones familiares son parte de tu crecimiento personal, son necesarias para entender mejor quién eres. Si puedes tener buenas relaciones con tus padres o hijos, eso es muy importante para sentirte mejor, o más aliviado en un área de tu vida personal.

Dicha área, es necesaria para potenciar todo lo que quieres hacer. Cada ser humano tiene un motivo, para lograr objetivos. Y cuando eres apoyado por tu familia o por lo menos están allí para escucharte y entenderte en las situaciones complicadas. Entonces, pueden contener y dar mucho apoyo, lo cual te coloca entre las personas privilegiadas.

8 ¿Tienes esperanzas?

Al tener esperanza, tienes la oportunidad de comenzar desde cero, ahora mismo. Y eso, es lo más importante, entender que las cosas cambian, son cíclicas. Si mantienes un mínimo de esperanza, esto te mantendrá en el camino con ganas de hacer los cambios necesarios para lograr tu crecimiento personal.

Puedes comenzar desde donde estás ahora, en este momento y en el lugar en el que te encuentres fisicamente. Es una decisión tuya, pasar desde el punto A hasta el B. Dar el primer paso y mantenerte firme hasta llegar a la meta. Es tu lucha particular y el trabajo para hacerlo debe salir de ti. Por esto, es importante tener la esperanza de que las cosas pueden cambiar, tú lo puedes hacer.

life-2048978_1280-300x200 Cómo lograr tu crecimiento personal
Desarrollo personal y cómo lograr tu crecimiento personal

Al responder estas preguntas, no importa cuántas han sido negativas o positivas. Lo importante, es que puedes comenzar desde donde estás. La decisión es solo tuya y lograr tu crecimiento personal será el mejor trabajo de tu vida.

Con acción podrás obtener todo, sin ella no habrá nada, simplemente un futuro incierto. Tener buenas ideas, intenciones y ganas es necesario para iniciar un camino. Sin embargo, lo verdaderamente importante es ponerte en acción, en movimiento, para lograr lo que quieres.

A partir de ahora, debes comenzar a buscar las soluciones de tus circunstancias actuales. Tienes justo frente a ti, las herramientas necesarias, el momento que esperabas llegó y ahora solo tienes que comenzar a trabajar en ello.

Poniendo especial cuidado en nuestras relaciones personales, el liderazgo, nuestra salud, la felicidad, la paz mental, nuestra seguridad, prosperidad y por sobre todas las cosas, en mantener la esperanza. Nuestra fe suele ser un motor muy importante para el logro de nuestras metas personales y profesionales.

project-1287781_1920

Quien la sigue la consigue

building-1080592_1280-300x199 Quien la sigue la consigue
Quien la sigue la consigue

Esta frase pertenece al refranero popular, quien la sigue la consigue. Hay quienes te hablan para decirte que eres terco. O que, quizás debes hacer otra cosa porque lo que estás haciendo no te sirve. Sin embargo, esa persona no tiene ni idea de lo que estás haciendo, no conoce el camino.

Hay quienes están enganchados en un pasado que no quieren modificar. Claro que hay cosas que tú no puedes cambiar, pero puedes elegir adaptarte. La capacidad más grande del ser humano es la de adaptación.

Si quieres el consejo de alguna persona, busca que sea alguien que haya tenido éxito. O, por lo mínimo que conozca el tema donde te estás metiendo o en lo que te quieres relacionar.

Aunque, te digo, si tienes una idea, un proyecto o una empresa que quieres comenzar. Ve y hazlo. Tienes derecho a realizar tus sueños e incluso tienes derecho a equivocarte. Lo que sería irreversible para ti, sería fracasar y dejarlo como si no es importante. Por no superar el fracaso de ese momento.

El fracaso no es permanente, es una situación que llega y debemos sacar adelante. Aprendemos de la situación, la lloramos, vivimos y luego inicia algo nuevo.

La persistencia

Seguir adelante significa, tomar nuestra lección particular y empezar a caminar de nuevo. No importa qué tanto dolor hayas sentido. Cuánto trabajo hiciste entre tú y tu equipo. Las noches en vela para lograr que todo saliera como tú esperabas.

Al fracasar, al caerte, debes tomar el impulso necesario para volver a tu camino. Sobre todo, para continuar en tu proyecto de vida profesional, en tu empresa. En ese emprendimiento que está en tu cabeza y que ya comenzaste.

Si tu estás seguro, sigue en lo que haces o estás haciendo. No te dejes llevar por la opinión de gente que no conoce lo que quieres hacer. Es mejor dejar fuera de tu círculo a gente que quieren hacer su voluntad, pero no la tuya. Persiste, sigue trabajando en ello, tú serás el único en decidir cuánto más quieres estar en ello.

Quien la sigue la consigue, entonces, hazlo y no pares hasta lograrlo.
project-1287781_1920

No quiero trabajar

sleeping-980620_1280-300x200 No quiero trabajar

No quiero trabajar, es la frase que ves en su cara, si, en la de esa persona que te lo dirá con otras palabras. Te ha tocado trabajar con personas que te dicen lo siguiente: Esa no es una de mis funciones.

O alguien que te haya dicho: No me pagan por hacer eso. Sabías que esta es una de las excusas más populares en las empresas. Pero la perla del 99% de los casos, sólo llegan a hacer que el jefe se irrite. Sin embargo, pueden alcanzar el objetivo que sus compañeros los vean como un rebelde.

En el artículo anterior hablé del trabajador saboteador. Ahora te presento a la madre de las excusas y su amigo, el trabajador perezoso. Este personaje tiene un objetivo, y, es simplemente hacer que los demás miembros del equipo sigan en la idea de no hacer más de lo que le piden.

Trabajando en diferentes empresas me encontré con algunos de estos personajes. Lo insólito, es que en España fue donde más encontré a estos fenómenos. Gente que, faltaban pocos minutos para terminar la hora de su jornada y no atendían una llamada.

Personas a las que les pedías un tarea o función que hacer y te saltaban con sus bien aprendidas palabras: No me pagan por hacer eso. Yo quedaba paralizada ante tal descaro, aunque, no por su desparpajo, sino, por la situación que se vivía en el 2012 allí. Más de 4 millones de personas en el paro, desempleados todos en España.

Y para mi era asombroso que había personas que dijeran tan olímpicamente esas frases. Cuando todos estábamos buscándonos la vida y apechugando con lo que fuera, para seguir trabajando.

Historias de gente que no quiere trabajar

Yo conté hace mucho tiempo, la historia de una chica a la que por esa época le ofrecieron trabajo. Como asistente, y ella condicionaba con lo siguiente: No voy a estar llamando personas para vender, no voy a viajar, no voy a salir de mi provincia, empiezo a las 10 y termino a 14:00. El horario de tarde no me conviene.

Aquellas exigencias como si el trabajo de ella era leer el ADN de un delfín, o crear masa atómica, descubrir la cura para una enfermedad o que se yo. La verdad es que me sentí indignada de escucharla. Yo pensé que ella exigía mucho para lo poco que se le pedía y el sueldo que ganaría.

Así mismo, en una entrevista de trabajo, nos seleccionaron a varias mujeres y nos pusieron una prueba de un test para saber si sabíamos trabajar en equipo. Cuando terminaron de dar la explicación para todas las asistentes a este lugar. Una chica preguntó, con cara agria y desencajada: Por qué hacen esto, nos preguntan que si vamos a la luna y la empresa vende zapatos?

No quiero trabajar

Yo no sé si estás personas no logran entender que, la única forma de encontrar trabajo, no es con mala cara. No es decidiendo tú cómo se desarrollará el puesto de trabajo. No es poniendo excusas, que lo vas a encontrar o que te van a dar un ascenso.

Al contrario, debes dar lo mejor de ti, poner en tu cara una sonrisa y ser agradable. Educado, cortés y hasta diplomático. Que si eres perezoso, lo mejor que debes hacer es buscar un trabajo donde se requiere a alguien como tú. Con tus mismas aspiraciones y donde se acepten tus hermosas excusas. Y así de una vez, te quitas esa cara que dice: No quiero trabajar.

project-1287781_1920

Las relaciones entre los directivos y sus compañeros

berlin-1571046_1920-300x200 Las relaciones entre los directivos y sus compañerosLas relaciones entre los directivos y sus compañeros son extremadamente importantes para determinar el liderazgo.

Al trabajar por tantos años con el talento humano de las empresas, comienzas a conocer y reconocer, las diversas fortalezas y debilidades. De esta manera te encuentras con historias que se repiten con diferentes personas. Sin embargo, en el mismo ámbito laboral podemos encontrar al denominado saboteador.

Por lo general, es una persona que esta dispuesta a dañar el trabajo del equipo y que intenta con todas sus fuerzas, impregnar a todos de su energía negativa.

Es una persona tóxica, en eso estamos claros, y, sobre todo intenta llevar consigo una porción de veneno diaria para esparcirla por toda la oficina. Es de estas personas que, mientras el equipo de trabajo está interesado en llegar a los resultados que se le exigen. Esta persona intenta desacreditar al líder o a los directivos de turno, sin argumentos, simplemente porque si.

En la gestión del talento tenemos una serie de razones por las cuales pasamos de administrar a gestionar.

Una de ellas es la mejora constante en la comprensión de la inteligencia emocional y la gerencia de las emociones. Aunque, nos encontremos con los saboteadores de turno que esperan la mínima oportunidad, para perjudicar las relaciones entre directivos y compañeros de trabajo.

Recordemos que la gestión es un sistema que tiene políticas, conceptos y prácticas coherentes entre sí. Cuando tenemos a un saboteador, estos tres elementos se hacen imposibles. Llegan a estar en un ambiente extraño y donde se genera la confusión.

No existe claridad en conseguir los objetivos y alcanzar los resultados que se habían propuesto. La responsabilidad de las personas comienza a decaer y esto, lleva a grandes fallas en las entregas de tareas diarias o semanales.

Comienza un desinterés generalizado por los medios, métodos y la elección de hacer lo necesario para alcanzar los objetivos.

La imagen del líder se daña, según, el saboteador comienza a hablar y decir lo que sus emociones negativas le hacen decir. Todo esto, delante de sus compañeros y desprestigiando cada cosa que haga el directivo sin importar si fue positivo.

Quiero recordar que este personaje existe, y un directivo debe aprender a llevarlo a su terreno. Buscar lo que hay en sus intenciones y determinar si esta persona es necesaria en la organización o no.

El talento humano necesita de personas que saben destacar sus fortalezas en las tareas y objetivos logrados. No es necesario, dejar que nuestro sistema sea perjudicado por gente tóxica. Y, es necesario, dejar claro los objetivos a alcanzar, sin dañar las relaciones entre los directivos y sus compañeros.