Vendedores

cooling-hydrogels-781763_1280-300x200 Vendedores

Vendedores

Los vendedores son los verdaderos campeones del mundo de los negocios. Pues se encuentran entre los héroes corporativos más respetados, mejor remunerados y más buscados de nuestra época.

Sin ellos los negocios no podrían sobrevivir. Es una realidad inminente, que los equipos de ventas cobran la mayor importancia de la empresa. Toda organización vive de vender su producto o servicio.

Casi todos los grandes líderes de negocios, empresarios exitosos y grandes inversionistas rastrean sus raíces y la esencia de su éxito en su entrenamiento de ventas y experiencia en ese terreno.

La habilidad de ir tras un cliente y vender con pasión, talento y habilidad es un regalo único y preciado. Pero eres tú, el que puedes aprender cómo hacerlo mejor, si inviertes tiempo y dinero en aprender.

Las recompensas:

Grandes sumas de comisiones en efectivo, redes en constante expansión, elogios importantes y leales. O incluso técnicos e intelectuales; no importa si estás en las ventas corporativas.

En una red de mercadeo o en ventas individuales como bienes raíces, seguros o menudeo.

La clave del éxito no es copiar las aptitudes y actitudes de otros. Sino aprender a explotar tus propios talentos únicos. Así que primero debes identificar qué tipo de vendedor eres.

Para saberlo, debemos conocer sobre los 4 tipos de temperamento

Temperamento Sanguíneo:

Los sanguíneos son gente vivaz, alegre, de esos que les encanta ser los reyes de la fiesta. Tienen un sistema nervioso rápido que se caracteriza por la alta sensibilidad, y suelen ser personas muy extrovertidas.

A este tipo de personas les encanta la gente y no les gusta la soledad. Su forma de ser los hace aparentar una mayor seguridad de la que en realidad tienen.

Y suelen tomar decisiones basadas en los sentimientos más que en la reflexión.

Algunos defectos de los sanguíneos, es que suelen ser gente indisciplinada y tienen la voluntad débil. Lo cual puede ocasionar que sean vistos como gente de poca confianza, por ejemplo, en un empleo o a la hora de desempeñarse en la escuela.

También son muy desorganizados y siempre suelen estar en movimiento.  Nunca voltean hacia atrás y raras veces miran hacia adelante (ellos buscan vivir el momento).

Temperamento Colérico:

La persona de temperamento colérico tiene un sistema nervioso rápido y desequilibrado. Es rápido, y muy activo en sus decisiones.

Este tipo de gente se caracteriza por ser muy independiente. Es extrovertido aunque no tanto como las personas con temperamento sanguíneo.

El colérico se siente a gusto con las actividades. De hecho siempre tiene que tener la mente ocupada y estar haciendo algo.

Adopta posiciones definidas frente a las cuestiones, y se le puede ver organizando marchas contra la injusticia social.

Al colérico no le disgustan las adversidades, por el contrario, tienden a alentarlo. Es determinado y no se rinde ante cualquier obstáculo, el sigue adelante.

Demuestra poco aprecio por la música y el arte. Prefiere los valores utilitarios y productivos de la vida. Toda profesión que requiera liderazgo, motivación y productividad son ideales para él.

También tiene sus debilidades. El colérico puede ser profundamente hostil. Su explosividad puede ser muy peligrosa.

También suelen ser más insensibles ante los problemas de los demás, no le gustan las lágrimas. Es cruel, cortante y sarcástico.

Temperamento Melancólico:

El melancólico tiene un sistema nervioso débil y una muy alta sensibilidad. Es muy sensible emocionalmente y es introvertido (aunque puede comportarse de manera extrovertida).

Se dice que es el temperamento más rico de todos. Y generalmente suele tener un nivel de inteligencia más alto que los demás temperamentos. Nadie más disfruta del arte que el melancólico y además es muy perfeccionista.

El melancólico es analítico, puede adquirir toda una variedad de talentos. El melancólico es muy fiel y por lo tanto muy buen amigo. Pero no consigue amigos con facilidad, más bien espera que vengan a él.

El melancólico es muy crítico, es auto-disciplinado, y le gusta entregarse al sacrificio personal.

Toda vocación que requiera talento y creatividad es apto para el melancólico, como filosofía, la ciencia, la música, el arte, etc.

Las debilidades del melancólico es que suele ser muy depresivo. Suele ser más pesimista que la persona promedio. Y es raro que una persona melancólica inicie un nuevo proyecto por sí mismo. Es egocéntrico, tiende a compararse con los demás, tiende a ser rencoroso.

Tiene cambios de ánimo más marcados, en algún momento puede sentirse casi como un sanguíneo. En otro momento puede sentirse en una depresión total. También suele ser rígido e intransigente.

Así como la mayoría de los genios y de los artistas suelen ser melancólicos, también pueden convertirse en seres peligrosos (en caso de que no logren educar sus impulsos).

Además de que las personas que constituyen este temperamento tienen una expectativa de vida menor que los demás.

Temperamento Flemático:

El flemático tiene un sistema nervioso lento y equilibrado. Es tranquilo, nunca pierde la compostura y nunca se enfada.

Por lo cual suele ser el temperamento más agradable de todos. Suele ser una persona muy apática. Sin muchas dotes de liderazgo (aunque eso no significa que no lo pueda ser).

El flemático evita comprometerse lo más posible, parece no alterarse nunca. Y bajo su personalidad, suele experimentar más emociones que las que demuestra a los demás.

No le faltan amigos porque le gustan las personas, tienen un sentido del humor natural y posee una capacidad especial para descubrir el lado humorístico de los demás.

Es de buen corazón y compasivo, aunque rara vez demuestra sus sentimientos. Procura no involucrarse mucho con las actividades de los demás, pero cuando lo hace. Lo puede llegar a hacer con un grado alto de eficacia.

Los flemáticos pueden ser buenos ingenieros, matemáticos, docentes, dibujantes. Le atraen los cargos en la administración pública, en funciones de gobierno y otros semejantes.

Las debilidades del flemático es que suele ser lento y ocioso, le falta empuje y ambición. Suele escudarse del dolor, y también puede ser sensible, aunque no tanto como el melancólico.

Suele ser muy avaro en la cuestión del dinero. Es muy terco, pero suele pasar su terquedad más desapercibida que otros temperamentos, y también suele ser indeciso y temeroso.

Ahora, a partir de aquí, después que reconoces tu temperamento, ya puedes trabajar en tus debilidades para hacerlas unas fortalezas y ser el mejor en esta área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.