Cómo puede evitar una explosión emocional el líder

qtq80-diveYo Cómo puede evitar una explosión emocional el líder

“Casi todos los problemas de rendimiento de los trabajadores no aparecen súbitamente sino que van desarrollándose a lo largo del tiempo,  si un jefe no expresa prontamente sus sentimientos,  su frustración irá lentamente en aumento hasta que, el día más inesperado, estalle de golpe. Si por el contrario, manifiesta sus críticas, el empleado tendrá, al menos, la posibilidad de corregir el problema. Con demasiada frecuencia, la gente sólo expresa sus críticas cuando las cosas han llegado ya a un punto extremo; en otras palabras, cuando están demasiado enfadados como para poder controlar lo que dicen. Y lo que ocurre entonces es que las críticas se vierten del peor modo posible, con un tono de amargo sarcasmo, sacando a la luz la larga lista de agravios que han ido acumulando, agrediendo con ella a sus empleados. Pero este tipo de ataques no hace más que desencadenar una guerra, porque quien los recibe se siente agredido y termina enojándose. Ésta es, en resumen, la peor forma de motiva a alguien.” J.R. Larson, psicólogo de la Universidad de Illinois (USA).

“En un estudio realizado sobre 108 jefes y trabajadores de cuello blanco, las críticas inadecuadas estaban por delante de la desconfianza, los problemas personales y las luchas por el poder y el salario como uno de los principales motivos de conflicto en el mundo laboral (…) La mayor parte de los ejecutivos son muy proclives a la crítica y muy comedidos, en cambio, con las alabanzas, dejando así que sus subordinados sólo reciban un feedback cuando han cometido un error.” Daniel Goleman, Inteligencia Emocional.

Antes, hemos visto como una emoción puede anular casi en su totalidad nuestro proceso mental normal. Podríamos llamarlo “secuestro emocional”.  Cómo evitar el control de un enfado, porque eso requiere de mucha voluntad.

Cuando esto sucede, no podemos tener o quizás tenemos escaso control sobre las emociones del momento o el estado de humor. Pues se apodera sin saber qué emoción nos está dominando, ni cuánto durará. Ser un líder motivador requiere trabajo y esfuerzo.

En nuestro día a día, hemos aprendido a vivir o convivir con nuestros pequeños “secuestros emocionales”, como lo son:

La culpabilidad/remordimiento

Preocupación

 Enfado

Irritabilidad

Duda

 Decepción

“Siempre hay razones para estar enfadados, pero estas rara vez son buenas” Benjamín Franklin

 Dos categorías de enfado:

1.- El súbito disparo de ira. Este es a menudo imparable, contiene una energía irracional.

2.- Enfado deliberado. (Venganza o indignación por las injusticias)

Williams Redfor, de la Universidad Duke (Carolina del Norte, EEUU), estableció que la propensión al enfado era una de las causas de muertes prematuras,. Incluso más importante que otros factores de riesgo, como el tabaquismo, presión sanguínea alta y el colesterol elevado. Cómo puede evitar una explosión emocional el líder, acaso existe el control del enfado.

Métodos de control del enfado

Algunas técnicas pueden usarse para disipar el enfado y evitar una explosión emocional:

1.- Pregúntate la razón real de tu enfado. Por lo general, la razón no es tan grande como aparenta, frecuentemente es más profunda, por eso tenemos que cuestionarnos antes de actuar. Pensar con cabeza fría y no caliente.

2.- Redefine el problema. Trata de ver el problema desde un ángulo nuevo. Mira los toros desde la barrera. Esto en muchas ocasiones, ayuda a buscar una mejor solución que enfadarse.

3.- Tómate un descanso. Una persona en plena emoción necesita tranquilizarse, debes tratar de bajar tu enfado y tranquilizarte psicológicamente, con música, mediante técnicas de respiración o visualización.

Cómo puede evitar una explosión emocional el líder y otras fórmulas para disipar el enfado:

Caminar, correr, nadar, andar en bicicleta, o un deporte que te ayude a soltar el enfado.

Tomar un masaje, una ducha larga o una sauna.

Hacer ejercicios de relajación como el yoga.

Ir al cine, leer un libro, dedicarse a una afición.

Lo importante es despejar la emoción negativa y pensar de manera tranquila sobre el problema.

Un último consejo, el factor tiempo es importante en los enfados. Cuanto antes lo afrontes mejor. Para poder así mitigarlo, salir de dudas, aclarar malos entendidos y seguir adelante.