La oportunidad de la crisis

males-1002779_1280-206x300 La oportunidad de la crisis

La oportunidad de la crisis

La oportunidad de la crisis en tiempos de cambios, pero no de esos pequeñitos que uno cree que los puede hacer de un día para el otro. No. Son tiempos que exigen más que un mínimo esfuerzo. Es el momento de adaptarse al futuro o perecer en el intento de aferrarse al pasado.

 Todavía recuerdo como el anuncio de la llegada de AMAZON a España. Se iniciaba con revuelo entre los vendedores pequeños y medianos de libros por la llegada del gigante. Experto en envíos en 2 o 3 días, atención al cliente y calidad de servicio.

Mientras unos se aferran al viejo sistema, otros les aclaraban que habían tenido diez años para adaptar su negocio a internet, cosa que no quisieron hacer.

Luego, llegaron los que se quejaban de las tiendas por departamentos. Hasta que las empresas más visionarias decidieron no perder el tiempo. Puesto que los grandes almacenes y los más famosos de toda la geografía española, los bien conocidos de El corte Inglés.

Tomaron las riendas y ahora venden 24/24, 7/7, sin esperar milagros. Ni quejarse, tuvieron que correr para integrarse al cambio económico.

Todo empresario es un visionario. Así como lo es para crear productos y generar servicios que satisfacen necesidades a sus clientes. También entiende que la tecnología ha cambiado todo de manera vertiginosa, sin pausas y muy aceleradamente.

Debemos entender y hacer un ejercicio de conciencia. Con las pequeñas y medianas empresas, sus dueños deben reconocer que estamos en una era de cambios muy precipitados.

Que la forma de hacer negocios hoy, no es ni remotamente cercana a la manera de hacerlos hace unos 10 años.

En Europa, muchos de los países se han quedado atrasados y anclados. En un pasado donde el pequeño y mediano comerciante. Sigue con la absurda idea de tener una tiendita de barrio, que cerrará para irse a comer.

Que no abrirá los domingos, en algunos lugares podrá abrir sólo hasta las seis de la tarde y los feriados son sagrados. Jamás se atenderá público en esas fechas.

La economía ya no funciona dentro de esas características. Que tú quieras irte de vacaciones en verano y cerrar tu comercio porque si, ya no es rentable.

Ahora, tienes competencia y quiero recordarte que esas empresas basan su éxito en lo que quiere el cliente, no en lo que quiere el dueño.

Y no quiero decir, que no tengamos derecho al descanso y a las comidas, claro que sí. Pero hay que buscar soluciones para estos entresijos del comercio.

Esta crisis es la oportunidad de la sustitución que esperábamos todos. Siempre nos enseñaron la casa del futuro, el coche del mañana, etc. Pero no, nos dimos cuenta de las consecuencias de esa tecnología para nuestro entorno empresarial. ¿Crees que hay consecuencias en la oportunidad de la crisis?

Hablo de consecuencias positivas, recuerda que cada crisis nos deja un legado de hombres y mujeres fuertes. Persistentes, luchadores que se amoldaron al cambio para impulsar lo mejor de sí.

En todos los aspectos posibles saldremos fortalecidos. En la medida que entendemos que es necesario cambiar de estrategia. Darnos a conocer, ya no sólo entre los vecinos y amigos. Sino también en las redes sociales y en internet.

Es tomar conciencia de la oportunidad de la crisis, lo que nos sacará de ella. Los que lloran de miedo ante ella y se quedan estancados esperando que otros hagan por ellos.

Son lo que peor lo van pasar y no van a lograr nada positivo de ésta.

Sin embargo, aquellos dispuestos a combatir diariamente, los que se adaptan y entienden el cambio. Los que buscan la excelencia en cada cosa que hacen, aquellos que trabajan con ahínco y persistencia. Son los mismos que van a generar resultados positivos y duraderos.

Pasa igual con aquellos profesionales que se aferran al antiguo modelo de graduarse y encontrar un trabajo para toda la vida.

Paradigma más que fracturado al día de hoy. Les sugiero una lectura, un libro que abrirá sus mentes para siempre. Y que les ayudará a desarrollar las capacidades necesarias para superar esta crisis de talento, se llama “Funky business”, de los autores Jonas Ridderstrale, Kjell A. Nordstrom.

Incluso me atrevo a decirles que es necesario leerse a nuestro Juan Carlos Cubeiro con su misil de verdades “Del capitalismo al talentismo”.

En una desafiante realidad este autor te lleva a mirar más allá, de lo que has visto hasta ahora. Para los empresarios, es necesario y de vital importancia leer “Las ocho nuevas reglas del dinero” escrito por Robert Kiyosaki. Les ayudará a entender mucho de lo que está sucediendo.

En fin, que estamos todos juntos metidos en esta era de transformación, no sólo para los negocios.

También para el ser humano; necesitamos inteligencia emocional, empatía, de la generosidad, del talento. De las capacidades de cada uno de nosotros para salir fortalecidos de esta crisis y crear nuestra oportunidad.

 “Las compañías más rápidas entienden que las épocas de turbulencia son verdaderos regalos, momentos para adelantarse de tal manera a sus competidores que ya no podrán alcanzarlos jamás.” Robin Sharma