box-1013994_1280-300x300 La competencia entre líderesLa competencia entre líderes existe, en la mayoría de nosotros los seres humanos hay un nivel de reto. Que podemos llamarlo natural, en otros casos no es tanto y en un reducido porcentaje diríamos que es enfermizo.

 Cada persona cultiva hábitos esenciales en su vida, pueden ser buenos o malos. Te deberás preguntar ahora ¿qué hábitos tengo yo?

Tanto para ser un emprendedor, un empleado o empresario, necesitamos tener competencia. Si, esa misma que estimula tu crecimiento de mercado, la que te lleva a realizar mejores actividades.

Para mejorar condiciones en tu entorno laboral o buscar las necesidades de tus futuros clientes para cubrirlas. ¿Me sigues?

Estamos en un momento de cambio, lo que nos lleva a deducir que son tiempos dinámicos. Tanto, para la economía, antiguos sistemas de seguridad social, métodos de pago, formas de comunicarnos, nuevas necesidades de comunicación y tecnología, etc.

Hace un tiempo les hablé de la Era del Talentismo y de la Humanidad. Lo que suscita los cambios que se viven en la actualidad con vértigo y miedo, pero que no se va. Porque somos nosotros los que debemos adaptarnos.

Al hablar de competencia, regresan a nosotros dos palabras, leal o desleal. Te pregunto y reflexiona conmigo ¿Alguna vez tuviste una buena idea, la elaboraste y llegó un incompetente la copió, para luego presentarle como si fuera suya?

En el peor de los casos ¿Te han robado una estrategia de ventas de productos o servicios?

Y el más doloroso de todos, ¿Publicaste alguna vez en internet un trabajo de tu autoría y luego apareció en un periódico con la firma de un finado periodista?

Créeme que a muchas personas con talento les ha pasado esto. Es obvio que sintieron como crecía en sus escala de emociones unas muy negativas, que muchas veces son difíciles de controlar.

Toda esta reflexión, me lleva al punto de la competencia, en los mercados, en los puestos de trabajo y el tan aclamado emprendimiento.

Para desarrollar competencia de empresario, empleado o emprendedor. Debemos tomar en cuenta los aspectos fundamentales del desarrollo personal de los individuos involucrados en el tema.

¿Por qué fijarme en su desarrollo personal? Porque dependerá de su escala de valores como ser humano, el comportamiento en su área de competencia.

Si, pues finalmente, de las estrategias usadas por cada uno quedará un aprendizaje. Que llevará implícita la escala de valores humanos que tiene, tanto si es positiva como negativa.

Dentro del campo del desarrollo personal:

La ética, si no la tienes a dónde vas, qué podrás dejarle tú a los que vienen detrás de ti, un legado de malas prácticas ¿quizás?

Responsabilidad, realmente eres responsable con los tuyos, tu empresa, tu trabajo, tu entorno, eres un ciudadano o ¿perteneces al grupo que todo lo destruye por llegar donde quiere?

Honestidad, ¿lo eres tú o remilgadas de los políticos que tú mismo has colocado en sus cargos, y que luego usas para quejarte el día entero? 

Puntualidad, ¿eres capaz de entregar un trabajo o informe en el tiempo que lo pidieron, o probablemente lo aplazas con excusas?

Comunicación, ¿sabes hablar y escuchar, o sólo gritas y gritas?

Respeto, ¿tú eres capaz de respetar a quienes trabajan contigo, trabajarán para ti y a los que rodean tu entorno, a tal punto, que nunca quitarás mérito a lo que hacen?

Humildad, ¿puedes tú reconocer que no sabes, no eres capaz, no tienes la misma intención de sacrificio y lucha?

¿Hay quienes sí lo cumplen, y que estarías dispuesto a ayudar sin adular?

Gratitud, ¿agradeces a tu equipo de trabajo, a tu familia y a la vida por estar en este momento haciendo lo que deberías hacer para triunfar?

Generosidad, ¿compartes conocimientos, experiencias y sabiduría?

Solidaridad, ¿puedes dar sin esperar nada a cambio?

Prudencia, ¿sabes callar un secreto o por el contrario se lo dices al resto del mundo?

Autodominio, ¿sabes lo qué es la inteligencia emocional?

Sacrificio, ¿estás dispuesto a pasar noches en vela?

¿Trabajar los fines de semana, en vacaciones y algunas fechas de fiestas para cumplir tus objetivos?

Optimismo, ¿eres optimista o pesimista? ¿Qué ves, el lado negativo o positivo?

Bondad, ¿puedes dar un día de tus ganancias a personas que necesitan ayuda?

Lealtad, ¿crees que puedas ser fiel a tus convicciones o las venderías por cuatro centavos?

Superación, es un aspecto difícil para algunos porque tienden a confundirlo ¿te superas a ti mismo o tratas de superar a otros? Si superas a otros.

¿Cómo lo haces, los pisoteas o creas una competencia sana y leal?

Amor, ¿amas lo que haces o lo destruyes a tu paso?

Dentro de los hábitos:

Buenos hábitos, lo que nos hacen ser cada día mejores personas. Para con nosotros mismos y luego para con los demás.

Malos hábitos, aquellos que nos arrebatan un poco de vida cada día. Y que nos alejan de nuestro verdadero sentido de vivir.

Como verás competir no es sólo una cosa que te afecta a ti, de manera positiva o negativa, depende de tu enfoque. Afecta todo lo que te rodea, te hace un nombre o destruye tu marca personal.

Te lleva al éxito rápido, pues pronto se va o al logro de tus metas con trabajo, sacrificio y luego es admirado. Permaneciendo en el tiempo. Influencias a tus hijos de buena o mala manera.

Influencias a tu entorno, ese hogar que es nuestro planeta. Tocas a la sociedad que te rodea con tus buenos o malos hábitos. Serás una persona para recordar o alguien para olvidar fácilmente.

¿Dónde quieres estar tú en tu nivel de competencia?
Comparte en ...facebook La competencia entre líderesgoogle La competencia entre líderestwitter La competencia entre lídereslinkedin La competencia entre líderespinterest La competencia entre líderes