cry-1682140_1280-300x134 El ego de mi jefe

El ego de mi jefe

Un jefe tiene ego, todos tenemos uno, sin embargo, lo importante es saber cómo afecta al ambiente de trabajo.

Para iniciar este tema, me gustaría recordarte lo que personifica ego, el significado de esta palabra, es el “yo”. En otros momentos distintos de la historia de la psicología e incluso de la filosofía. Le hemos conocido como: alma, ser, conciencia, psique, etc. Sin embargo, hoy lo trataremos en su etimología EGO.

Las cuestiones sobre el “yo” han sido de las más importantes. Quizás en la historia de la humanidad, incluso en la vida de un ser humano.

Muchos, alguna vez se han preguntado ¿quién soy? ¿De dónde vengo? ¿Cuál es el propósito fundamental de mi vida? 

Pero, a veces y sólo en ocasiones, me ha tocado preguntarme y es posible, que alguno de ustedes también, ¿quién es mi jefe?

O la mejor pregunta de todas, es aquella que pasa por nuestras cabezas ¿quién se cree que es?

Recuerden el título de este artículo, “el ego de mi jefe”, estamos hablando aquí del mismo sujeto, que posiblemente se cree un Dios. Porque tiene personal a su cargo, pero de lo que hace no tiene ni idea.

También, pudiéramos darle un toque más inspirador. Aquel que a pesar de tener un puesto de trabajo más alto que el tuyo, no sabe la “o” por lo redondo. Alguien que de liderazgo, tiene los mismos conocimientos que yo en Astrofísica, o sea, cero.

Dentro de las empresas, pequeñas, medianas y grandes sabemos que se han cometido estos errores garrafales Al momento de contratar supuestos líderes, en mi referencia, sobre el denominado “jefe” incluyo a la “jefa”. No olviden que la idiotez no tiene género.

Dichas empresas, con el tiempo terminan pagando con creces estos errores.

¿Por qué? Porque el dinero invertido en un nuevo candidato a posible líder se pierde, así como, el tiempo.

El ego, tiene máscaras que deben ser descubiertas lo antes posible. Sobre todo en las entrevistas de selección y reclutamiento de TALENTO.

Ya que allí, la mayoría de las personas suelen mentir, sobre sus conocimientos, propósitos y necesidades.

Las mismas que le hacen optar a estar en un lugar donde debe comprometerse para ser mejor que simplemente “un manda más.”

Me he topado con historias interesantes del “ego de jefes”, les comento algunas, sí, te sientes identificado con por lo menos una de ellas.

Esta es la famosa lista:

El ego desorganizado, si este, es un jefe(a) que deja todo para última hora, los cambios, la intensidad del trabajo y los resultados del mismo. Todo eso para el momento final de la entrega del proyecto, o a última hora del día.

Los que tienen ego despistado, jefe(a) que tiene la tendencia a olvidar todo lo que le has dicho. Recomendación con éste, pasa TODO por escrito, porque es posible que un día diga que tu jamás le dijiste de una falla grave en producción.

Cuando vemos al ego superior, este es un tipo de jefe(a) que te estará recordando hasta el final de tus días. Los títulos universitarios que tiene, si es que los tiene, o lo bueno o mejor que puede ser en alguna cosa.

Un ego temeroso, el jefe(a) que por temor a ser reemplazado en su puesto de trabajo somete a todo su personal a un “mobbing” constante, entonces, podemos ver su incompetencia e incapacidad para trabajar en equipo.

Nos topamos con el ego rencoroso, el jefe(a) que odia que tú seas bueno en un tema específico. Y que cuando se enteró que te iban a ascender, le dio un infarto al miocardio. Claro que al volver a la oficina, trató por todos los medios de sacarte a ti. Porque no tolera que otro pueda ser mejor. No dejará de perseguirte, porque no puede permitir que tú estés allí.

Con ego primario, el jefe(a) que se quedó en lo elemental de sus conocimientos y se niega tajantemente a adquirir nuevas ideas. Para hacer mejor su trabajo o aprender a liderar a un equipo.

Cuidado con el ego súper yo, este jefe(a) no tolera que los equipos se integren. Cree que es mejor mantener la individualidad y lo paga con la destrucción de la calidad de servicio y atención al cliente. Esta forma de hacer las cosas y analizando su actuación. Repercute directamente en  factores de importancia vital en la organización, por pequeña que sea.

No todos somos iguales

Hay tantos dirigentes con egos distintos, que la lista sería interminable, tomemos en cuenta que somos todos seres humanos. Pero, si tenemos la capacidad de ver los puntos en los que mejorar. Entonces, podemos convertirnos en líderes y no en jefes con algún tipo de ego.

“La tarea de un líder es llevar a su gente de donde está hasta donde no haya llegado jamás”. Henry Kissinger.

Puedes tener este artículo en podcast aquí abajo:

 Ivoox


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Related Posts

Liderazgo

Audio para el liderazgo

Share this on WhatsAppPensando en todos los profesionales que pasan horas en el tráfico, pienso en audio para el liderazgo. Sin duda alguna, los seres humanos pasamos la mayor parte nuestro tiempo en el tráfico Read more…

Liderazgo

Las relaciones entre los directivos y sus compañeros

Share this on WhatsAppLas relaciones entre los directivos y sus compañeros son extremadamente importantes para determinar el liderazgo. Al trabajar por tantos años con el talento humano de las empresas, comienzas a conocer y reconocer, Read more…

Liderazgo

El poder de elegir

Share this on WhatsApp El poder de elegir Cuando te dan el poder de elegir, parece que te dieran un don.  Sin embargo, trae consigo un peso y una responsabilidad muy grandes. Viene marcado por Read more…

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Show Buttons
Hide Buttons
A %d blogueros les gusta esto: