Educación financiera para emprendedores

dollar-544956_1280-300x212 Educación financiera para emprendedores

Educación financiera para emprendedores

El libro de Robert Kiyosaki “Padre rico, padre pobre”, es la fiel radiografía de lo que sucede en nuestra sociedad, en las familias y de aquello nos separa de crear empresa.

 La gran mayoría de las personas tienen un miedo generalizado y tristemente arraigado a iniciar una empresa. A crear su propio estado de bienestar y a trabajar para hacer dinero.

Manejando términos financieros, comprendiendo algunos asuntos contables y desarrollándose como ser humano (toda relación es humana).

Que te dejan claro a final de mes cómo vas o no. Parece mentira, pero es una realidad. Sí, las personas tienen miedo a perder, a sacrificar. A dar más de lo estrictamente necesario y prefieren simplemente interpretar que el rico, quizás tiene dinero por purísima suerte.

 Los emprendedores normalmente tienen un negocio y un trabajo. Casi siempre los inicios son así. Pero, si vemos la realidad, esto es más un trabajo que un negocio.

Kiyosaki, es tan sincero y quiere que abras tus hermosos ojos emprendedores. Te dice, sí, tu negocio se mantiene o produce sólo porque tú eres quien trabaja y debe mantener presencia física constante. Pues eso no es un negocio, bájate de esa nube, es un trabajo.

Un negocio es una actividad económica que no necesita de tu presencia para funcionar, que eso nos quede claro emprendedor.

No te digo que no vas a dedicarte a trabajar en ello, pero toma en cuenta que debe funcionar. Incluso si tú no puedes trabajar por 6 meses.

Te has preguntado si un día, enfermas o tienes un accidente, ¿Puedes seguir ganando dinero con tu actividad?

 Uno de los errores, que cometemos los emprendedores, es no buscar desde ya el camino a la libertad financiera. Que predica Robert Kiyosaki, para ello, tú necesitas educación financiera.

Tendrás pensar en el futuro, primero debes hacer algo que realmente te gusta. Pero tienes que ser previsivo desde ahora, si te va bien hoy. Puedes ser que mañana no; entonces, conviene prepararse para los imprevistos.

Piensa en la pregunta que hice arriba, si te enfermas ¿qué pasa?

¿Cómo seguir produciendo dinero?

Necesitas capitalizarte, tú requieres crecer en activos y no en pasivos. Pues las deudas también crecen y eso hace que puedas quedarte sin tu sueño. y Lo más importante sin la ansiada independencia financiera que tanto anhelas para tu calidad de vida.

 Cuando garantizas tu libertad financiera, puedes decidir qué trabajo escoger y cuál no.

Consigues tomar decisiones en torno a tus clientes, tus planes y proyectos, porque haces lo que te gusta.

Oblígate a entender emprendedor, que corresponde ahorrar. Si en este momento te va bien, no uses tu dinero en comprar coches caros o darte lujos que son innecesarios en este período.  

Enfócate en ahorrar, si la inflación de tu país no es elevada. Y en invertir, si este fenómeno destroza la economía cada mes. Por esto es importante, la educación financiera.

Para saber invertir en activos, para reconocer buenas inversiones y los movimientos económicos del lugar donde vivo o inicio mi negocio.

Tú tendrás tiempo, créeme, de irte a tus vacaciones soñadas. De comprarte los suntuosidades que quieras. Entendiendo que al inicio los primeros 3 años son para ti.

De ahorro e inversiones, reduce al mínimo tus gastos. No uses tarjetas de crédito, sácalas de tu vida. Recuerda que con ellas gana el banco, no tú.

Piensa que no tendrás dinero para malgastar durante ese tiempo. Pues precisas, que tu empresa funcione y se mantenga en el tiempo. Crea en ti una conciencia de educación financiera y verás cómo llegan los cambios.

Un grave error en los emprendedores, es gastar, lo que ganan para demostrar su éxito. Sobre todo en los primeros años del negocio, finalmente encontramos a muchos perdidos en deudas y sin rendimiento económico.

Tus ahorros podrán convertirse en inversiones, éstas en más dinero para hacer crecer tu negocio o quizás otros mercados. Es simple, debes privarte en los primeros años de derrochar capital para no recuperarlo.

Sin embargo, luego, puedes hacer inversiones rentables. Que te hagan tener libertad financiera, tiempo y una calidad de vida diferente.

Es importante emprendedor, que dejes de pensar en el Estado como benefactor para tu futuro. Porque si revisas lo que puede llegar a cobrar mensualmente una persona que ha dedicado su vida al trabajo.

Durante su jubilación, te aflorará un sentimiento de sentirte desgraciado y te invito a que lloremos juntos. Porque la verdad, es de pena ajena, lo que los gobiernos pagan en pensiones a jubilados.

El cambio de economía mundial llegó, se le llama crisis. Pero esto, es sólo para saber quiénes somos capaces de sobrevivir. Y yo estoy segura que tú serás uno de los supervivientes.

Los distintos Estados del mundo, están ya convencidos que los sistemas de Seguridad Social, pensiones y jubilaciones son insostenibles. Porque no hay dinero y por la grandes deudas acumuladas.

Así que es mejor, entender desde ya, que a partir ahora, somos dueños de nuestro futuro. Tanto en independencia financiera, tiempo y calidad de vida.

Emprendedor, está en tus manos, cabeza y corazón ser un dueño de negocio e inversionista. Puedes seguir siendo un auto-empleado. Deja el miedo y crece, te lo mereces.

Saca la palabra crisis de tu vida. Cambia para prepararte tú en todos los tiempos, buenos y malos. Y lo más importante, edúcate.

 “Si no fuera por las crisis, aún seríamos todos bacterias”

Jorge Wagensberg

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.